top of page
Buscar
  • nutricionpas

Alimentación en la era de la velocidad: desacelerando para nutrir

Actualizado: 8 dic 2023

¿Crees que tu vida parece la del conejo blanco en el cuento de Alicia en el país de las maravillas? ¿Alguna vez te has detenido a pensar cómo la era de la inmediatez afecta a nuestra nutrición?


Mano con un reloj de bolsillo

En el vertiginoso ritmo de vida actual, donde el estrés se ha convertido en un compañero constante y la inmediatez es la norma, nuestra relación con la comida ha sufrido un cambio radical. Comemos en movimiento, frente a pantallas y de manera apresurada, sin prestar atención a las señales que nuestro cuerpo nos envía. Esta desconexión con el acto de comer, junto con prácticas agrícolas y ganaderas también orientadas a la velocidad, está teniendo un impacto profundo en nuestra salud y bienestar nutricional.


La recompensa inmediata y la desnutrición


En la era moderna, la búsqueda de recompensas inmediatas y la gratificación instantánea han llegado a dominar muchas facetas de nuestra vida, incluida la alimentación. Esta mentalidad impulsa la demanda de alimentos rápidos y procesados, ricos en azúcares y grasas, que proporcionan una satisfacción momentánea pero a menudo carecen de valor nutricional. Sin embargo, esta recompensa fugaz puede llevar a conflictos emocionales, como la frustración, impaciencia, ansiedad, inseguridad, irritación e insatisfacción a largo plazo. Cuando nuestras elecciones alimentarias se basan en la necesidad de gratificación instantánea, corremos el riesgo de crear un ciclo de dependencia emocional de alimentos poco saludables. Estos momentos de satisfacción efímera pueden dejar paso a sentimientos de culpa y remordimiento, aumentando la carga emocional asociada con la alimentación. En última instancia, comprender cómo la recompensa inmediata afecta nuestros hábitos alimentarios es esencial para abordar los conflictos emocionales que surgen y buscar un enfoque más equilibrado y consciente hacia la alimentación. Puedes leer más sobre cómo el estrés afecta al sobrepeso o los problemas digestivos en este blog.


Masticar: más que un simple acto


La masticación es un paso esencial en la digestión que a menudo pasa desapercibido. Cuando comemos apresuradamente, no masticamos lo suficiente, lo que conlleva la falta de secreción adecuada de enzimas digestivas. Estas enzimas son fundamentales para descomponer los alimentos en nutrientes que nuestro cuerpo puede absorber. Sin una masticación adecuada, los alimentos llegan al estómago en trozos grandes, lo que dificulta su procesamiento y puede dar lugar a problemas digestivos como hinchazón, acidez estomacal e incomodidad general.


Estar presentes en la comida: una necesidad


Comer frente a pantallas o en medio de distracciones es una práctica común en la sociedad actual. Sin embargo, esta desconexión con el acto de comer puede tener graves consecuencias. Al no prestar atención a la comida que estamos consumiendo, perdemos la capacidad de reconocer las señales de saciedad que nuestro cuerpo nos envía. Como resultado, comemos más de la cuenta, sin atender a las necesidades reales de nuestro organismo. Esta desconexión también puede llevar a una relación poco saludable con la comida, impulsada por el estrés y la falta de conciencia.


Agricultura acelerada: nutrientes en declive


La búsqueda de rendimiento y ganancias ha llevado a prácticas agrícolas orientadas a acelerar el crecimiento de las plantas. Sin embargo, este enfoque tiene un impacto negativo en la calidad nutricional de los alimentos que consumimos. El agotamiento del suelo debido al cultivo intensivo y el uso excesivo de fertilizantes químicos reducen la disponibilidad de nutrientes esenciales en los alimentos. La falta de biodiversidad también es indicador de la carencia nutricional, por ejemplo el 95% del trigo a nivel mundial es de la misma variedad creada por el hombre como resultado de miles de hibridaciones de selección artificial, para garantizar la cosecha ante inclemencias por factores ambientales o plagas, mejorar los rendimientos de producción, obtener un crecimiento más rápido… y sin tener en cuenta el aporte nutricional. Como resultado, incluso cuando consumimos productos aparentemente saludables, su contenido nutricional puede estar empobrecido.


Ganadería intensiva: más rápido, menos nutrición


El deseo de criar animales de manera más rápida y rentable ha dado lugar a prácticas de ganadería intensiva que también afectan nuestra ingesta nutricional. Los animales criados en estas condiciones a menudo son alimentados con piensos altamente procesados, con cereales de menor calidad nutricional, y en consecuencia con un alto índice de medicalización para acelerar su crecimiento. Esto puede resultar en carne y productos lácteos con un perfil nutricional empobrecido y niveles elevados de hormonas y antibióticos, lo que plantea preocupaciones para nuestra salud a largo plazo.


Desnutrición en la era de la abundancia


Paradójicamente, a pesar del acceso aparentemente ilimitado a los alimentos, la desnutrición se ha convertido en un problema creciente en la sociedad actual. La combinación de alimentación apresurada, desconexión con la comida y productos agrícolas y ganaderos de baja calidad nutricional está socavando nuestra salud. A medida que buscamos la rapidez y la conveniencia, estamos comprometiendo nuestra capacidad de nutrirnos adecuadamente.


El Camino hacia una alimentación consciente y nutritiva


En este mundo de velocidad y estrés, es crucial tomar medidas para revertir esta tendencia perjudicial. Recuperar el hábito de masticar adecuadamente, elegir momentos libres de distracciones para comer y priorizar alimentos de calidad nutricional son pasos esenciales. Optar por fuentes de alimentos orgánicos y locales puede ayudar a contrarrestar los efectos negativos de la agricultura y la ganadería intensivas.


En última instancia, se trata de redescubrir la conexión con la comida y con nosotros mismos. Al desacelerar, podemos volver a apreciar el valor de una alimentación consciente y nutritiva. Cada bocado es una oportunidad para nutrir nuestro cuerpo y cultivar un sentido renovado de bienestar en un mundo que a menudo nos empuja hacia la velocidad.


conejo blanco saludando con la ayuda de Alicia

P.D.: Dedicado a todas las personas que nos hemos sentido identificadas con el conejo blanco de Alicia en el país de las maravillas, corriendo sin cesar, con un reloj en la mano que nos hace correr cada vez más para llegar a todo a tiempo. Aprovecha estas vacaciones para detenerte y observar el entorno con una mente abierta y, como Alicia, descubrir un mundo de maravillas, como el que te brinda la naturaleza dentro de nuestra propia experiencia alimentaria.


11 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page