top of page
Buscar
  • nutricionpas

Desmontando mitos alimentarios

Actualizado: 8 dic 2023

¿Sabías que muchos de los mitos sobre alimentación saludable que creías ciertos podrían estar impidiéndote alcanzar tus metas de bienestar? ¿Cansado de seguir consejos contradictorios sobre alimentación saludable? ¿Te gustaría conocer los secretos de una alimentación saludable que realmente funcione?


manos partiendo huevos en un bol

En la era de la información, es fácil caer en la trampa de los mitos alimentarios que circulan por internet y las redes sociales. La alimentación saludable es un tema que genera mucho interés y debate, pero también está rodeado de una gran cantidad de información errónea. En este artículo, desmontamos los mitos más comunes sobre la alimentación saludable y proporcionaremos información basada en evidencia científica para ayudarte a tomar decisiones informadas sobre tu dieta.


Mito 1: Las grasas son malas para la salud


Muchos creen erróneamente que todas las grasas son perjudiciales para la salud. Sin embargo, no todas las grasas son iguales.


Existen grasas saludables, como las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, que son esenciales para el buen funcionamiento del organismo. Estas grasas se encuentran en alimentos como el aceite de oliva, los aguacates y los frutos secos.


Por otro lado, están las grasas saturadas que se encuentran en alimentos de origen animal y algunos productos vegetales (aceite de coco y de palma). Aunque se recomienda moderar su consumo, es importante entender que las grasas saturadas también son necesarias para la síntesis de hormonas, la absorción de ciertas vitaminas liposolubles (como la vitamina D) y para mantener la integridad de las membranas celulares.


Otro tipo de grasas, son las grasas trans, de origen artificial y presentes en alimentos procesados (bollería, galletas, palomitas para microondas, masas refrigeradas, pizzas y frituras), son las que se deben evitar.


Mito 2: Los carbohidratos engordan


Los carbohidratos han sido demonizados en muchas dietas populares, pero la realidad es que son una fuente de energía esencial para nuestro cuerpo. Los carbohidratos complejos, como los encontrados en los cereales integrales, las legumbres, las frutas y las verduras, son ricos en fibra y nutrientes, y deben formar parte de una alimentación saludable.


Dos tercios de la proporción de carbohidratos recomendada en la dieta debe proceder de frutas y verduras y solo un tercio de cereales integrales o legumbres. Lo que realmente puede llevar al aumento de peso es el consumo excesivo de carbohidratos refinados y azúcares añadidos, presentes en alimentos procesados y bebidas azucaradas, que por desgracia, están demasiado presentes en nuestro menú diario.


Mito 3: Los alimentos light son siempre la mejor opción


Muchas personas creen que los alimentos etiquetados como "light" son siempre la mejor opción para una alimentación saludable. Sin embargo, esto no siempre es cierto. Los alimentos light suelen tener menos calorías o menos grasas, pero a menudo se compensa con un aumento en el contenido de azúcares o edulcorantes artificiales, así como productos químicos para conseguir productos más sabrosos. Es importante leer las etiquetas y comparar los valores nutricionales para tomar decisiones informadas.


Si quieres saber más sobre cómo leer las etiquetas, te invito a que leas este artículo: "Etiquetas que hablan: el poder de las elecciones saludables".


Mito 4: Las dietas son efectivas para perder peso


¿Cuántas veces has oído hablar de dietas relámpago que prometen resultados asombrosos? Pensar que las dietas son la solución definitiva para perder peso puede ser engañoso si no se consideran todos los factores. Si bien algunas dietas pueden llevar a una pérdida de peso inicial, es esencial comprender que no todas las dietas son iguales ni adecuadas para todas las personas.


La clave para una pérdida de peso sostenible y saludable radica en adoptar un enfoque holístico que involucre no solo la elección de alimentos, sino también la actividad física, el bienestar emocional y los hábitos a largo plazo. Las dietas restrictivas a menudo son difíciles de mantener y pueden tener efectos negativos en el metabolismo y la relación con la comida. En lugar de seguir modas pasajeras, es recomendable buscar asesoramiento profesional para desarrollar un plan de alimentación personalizado y realista que se adapte a las necesidades individuales y promueva una pérdida de peso sostenible y saludable.


Mito 5: Realizar actividad física te permite comer o beber lo que quieras


Es una creencia común pensar que, si nos dedicamos a la actividad física de manera regular, tenemos vía libre para consumir cualquier alimento o bebida sin restricciones. Sin embargo, esta mentalidad puede llevar a malentendidos sobre la relación entre el ejercicio y la alimentación. Aunque el ejercicio puede contribuir a mantener un peso saludable y mejorar la condición física, es esencial recordar que una alimentación equilibrada y nutritiva es igualmente crucial para el bienestar general. Debe haber un equilibrio entre las calorías que ingerimos y las que gastamos, ya sea la que necesita nuestro organismo para realizar sus funciones básicas (metabolismo basal) como la necesaria al realizar actividad física. El cuerpo necesita el combustible adecuado para rendir en el ejercicio y recuperarse después, y optar por alimentos y bebidas saludables puede maximizar los beneficios de la actividad física y mantener una salud óptima a largo plazo.


Desmontar los mitos alimentarios es fundamental para tomar decisiones informadas sobre nuestra alimentación. Recuerda siempre buscar información basada en evidencia científica y consultar a profesionales de la nutrición para asegurarte de seguir una alimentación equilibrada y saludable.


Bol con mantequilla encima de una mesa

P.D.: Dedicado a todos los que recordamos el boom de los productos light y la satanización de las grasas, como causa de todos los males, lo que provocó el auge de los productos procesados versus a los alimentos naturales. El tiempo ha puesto en evidencia el riesgo de tomar este tipo de productos y reducir el consumo de grasas necesarias para nuestro organismo. Si tuviera que llevar una pancarta manifestando lo que pienso al respecto, ésta diría: ¡Viva la mantequilla, abajo la margarina!


7 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page