top of page
Buscar
  • nutricionpas

Hábitos alimenticios que te agotan: ¡Recupera tu energía ahora!

Actualizado: 3 jul 2023

¿Te has sentido agotado últimamente sin saber exactamente por qué? ¿Experimentas fatiga y falta de vitalidad incluso después de haber descansado lo suficiente? ¿Sabías que ciertos hábitos pueden afectar significativamente tu capacidad para mantener altos niveles de energía y vitalidad?


Mujer cansada tumbada boca abajo en la cama

Si te identificas con estas situaciones, es posible que los hábitos alimenticios estén jugando un papel importante en tu agotamiento. En esta entrada de blog, te revelaremos algunos hábitos alimenticios comunes que pueden agotar tu energía y, lo más importante, te daremos consejos prácticos para evitarlos. ¡Prepárate para recuperar tu vitalidad y sentirte renovado!


Consumo excesivo de alimentos procesados:


Los alimentos procesados son una fuente común de energía rápida pero efímera. Estos productos suelen estar cargados de azúcares refinados, grasas saturadas y aditivos poco saludables. Aunque pueden brindarte una sensación momentánea de energía, rápidamente experimentarás un bajón, dejándote más agotado de lo que estabas antes. Ahora que ya sabes cuál es la diferencia entre alimentos y productos procesados, opta por ALIMENTOS. Cuánto más frescos y naturales, mejor: frutas, verduras, cereales enteros y proteínas magras, para mantener niveles de energía más estables durante el día.


Consumo excesivo de cafeína:


El café y otras bebidas con cafeína, como los refrescos energéticos, son ampliamente conocidos por su capacidad para proporcionar un impulso inmediato de energía. Esto se debe a que la cafeína estimula el sistema nervioso central, aumentando la atención y reduciendo la sensación de fatiga. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el consumo excesivo de cafeína puede tener efectos negativos en tu bienestar general. Puede generar ansiedad y nerviosismo, puede aumentar la frecuencia cardíaca, provocar sensaciones de inquietud e incluso desencadenar ataques de ansiedad en personas susceptibles. Esta respuesta de ansiedad puede tener un impacto negativo en tu nivel de energía, ya que el estrés y la tensión mental pueden agotarte tanto física como emocionalmente.


Reduce gradualmente la cantidad de café y bebidas con cafeína que consumes diariamente. En su lugar, considera alternativas más saludables a la cafeína, como tés de hierbas, como la manzanilla o la menta, que ofrecen propiedades relajantes y reconfortantes sin contener cafeína. Otra alternativa refrescante es el agua infusionada con frutas y hierbas, que no solo te hidrata, sino que también aporta sabores naturales y beneficios para la salud.


Recuerda que cada persona es única, y la tolerancia a la cafeína puede variar. Es importante escuchar a tu cuerpo y prestar atención a cómo te sientes después de consumir cafeína. Si notas que te afecta negativamente en términos de sueño, ansiedad o fatiga a largo plazo, considera reducir tu ingesta y explorar otras opciones más saludables para mantener tu energía equilibrada durante el día.


Saltarse comidas:


Saltarse comidas, aunque pueda parecer una estrategia para reducir la ingesta de calorías o un hábito común en personas ocupadas, puede tener un impacto negativo en tu nivel de energía y vitalidad. Sin embargo, es importante destacar que existe una práctica conocida como ayuno intermitente que difiere del simple acto de saltarse comidas de forma irregular, ya que no implica una restricción calórica extrema o la eliminación completa de comidas. El ayuno intermitente no es adecuado para todas las personas, antes de comenzar cualquier tipo de ayuno, es esencial buscar el asesoramiento de un profesional de la salud para asegurarse de que sea seguro y apropiado para ti.


Saltarse comidas puede provocar bajones de azúcar en la sangre, fatiga y falta de concentración. Y esto no quiere decir, estar comiendo todo el santo día para tener más energía. Planifica tus comidas de manera equilibrada para mantener tu energía en niveles óptimos, poniendo especial atención a la cantidad y la frecuencia.


Dietas restrictivas:


Las dietas extremadamente restrictivas, como las dietas de moda o las que eliminan grupos enteros de alimentos, pueden privarte de los nutrientes esenciales que necesitas para mantener altos niveles de energía. Si estás siguiendo una dieta, asegúrate de que sea equilibrada y adecuada para tus necesidades individuales. Recuerda que lo que funciona para otros no tiene por qué funcionar para ti, cada uno de nosotros somos únicos. Consultar a un profesional de la salud o un dietista registrado puede ser de gran ayuda para asegurarte de que estás obteniendo todos los nutrientes necesarios.


Consumo excesivo de azúcar:


El consumo excesivo de azúcar es una de las principales causas de fatiga y falta de energía. Si bien los dulces pueden proporcionar un impulso momentáneo de energía, rápidamente te dejarán sintiéndote agotado y de bajón. Lee las etiquetas de los alimentos y evita alimentos con altos niveles de azúcar añadida (recuerda que en la etiqueta aparece en mayor cantidad si aparece en las primeras posiciones en la lista de ingredientes). Ten en cuenta que el azúcar puede esconderse bajo diferentes nombres en las etiquetas de los alimentos, como jarabe de maíz de alta fructosa, siropes, sacarosa, dextrosa (y muchos otros acabados en -osa), maltodextrina... Opta por alternativas más saludables, como frutas frescas, frutos secos o semillas.


Comidas pesadas y abundantes:


Las comidas grandes y pesadas pueden ser difíciles de digerir, lo que requiere una cantidad considerable de energía del cuerpo. Después de una comida copiosa, es común experimentar somnolencia y falta de vitalidad. Opta por comidas más ligeras y equilibradas a lo largo del día, centrándote en porciones adecuadas y alimentos frescos. Esto ayudará a mantener tu energía constante y evitar la sensación de pesadez.


Consumo excesivo de alcohol:


El consumo excesivo de alcohol puede afectar negativamente la calidad de tu sueño, dejándote agotado y sin energía al día siguiente. Además, el alcohol es deshidratante y puede afectar el equilibrio de nutrientes en tu cuerpo. Limita tu consumo de alcohol y asegúrate de mantenerte hidratado con suficiente agua durante el día. Cada vez hay más estudios que desmitifican los beneficios del alcohol para la salud, así que recuerda que menos es más.


Deficiencia de nutrientes esenciales:


La falta de ciertos nutrientes en tu dieta puede afectar tu energía y vitalidad. La mejor manera de garantizar un aporte nutricional adecuado es tener gran variedad de alimentos en tus menús, y recuerda, digo ALIMENTOS. Algunos nutrientes clave para mantener altos niveles de energía incluyen hierro, vitamina B12, magnesio y vitamina D. Asegúrate de incluir alimentos ricos en estos nutrientes en tu dieta diaria o considera con tu médico la posibilidad de suplementos si es necesario.


Recuerda que cada persona es única, por lo que es importante encontrar el equilibrio alimenticio que funcione mejor para ti.

Recuperar tu energía y vitalidad comienza con la adopción de hábitos alimenticios saludables. Opta por una dieta equilibrada, variada, rica en alimentos frescos y naturales, y asegúrate de obtener todos los nutrientes necesarios. Recuerda que cada persona es única, por lo que es importante encontrar el equilibrio alimenticio que funcione mejor para ti.


¡Comienza a implementar estos cambios en tu vida y disfruta de una energía renovada y una vitalidad vibrante!


Mujer sonriendo disfrutando de un café y mirando por la ventana

P.D.: Dedicado a todos los “cafeinómanos" del mundo ¿Realmente te despiertas “necesitando” una taza de café para poder empezar tu día? Revisa tu día a día para mejorar tus hábitos alimenticios, verás que si aplicas estos consejos te levantarás con más energía y podrás tomarte un buen café por el mero placer de degustarlo.


28 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page